Aula estable del instituto

IMG_20221027_123949

El Aula estable es un recurso de carácter extraordinario que proporciona un contexto adecuado para el alumnado con necesidades educativas especiales permanentes derivadas de autismo, retraso mental severo y otros trastornos generalizados del desarrollo, cuya escolarización requiera una atención individualizada y un currículo específico.

 El Aula Estable tiene un espacio físico propio y está atendida por dos  docentes de Pedagogía Terapéutica y  Especialista de apoyo educativo; está equipada con material específico para el acceso y desarrollo del currículo, y el número de alumnos y alumnas, salvo excepciones, no será superior a cinco.

Se trabaja en base a un Proyecto Curricular diferenciado, adaptado a las necesidades educativas del alumnado, integrado dentro del Proyecto Curricular del Centro, que debe concretarse en las correspondientes programaciones de aula, como parte de las medidas de tratamiento de la diversidad del centro.

Cada alumno o alumna escolarizada en un aula estable tiene un Plan de Trabajo Individual, cuya referencia es el Proyecto Curricular del aula. En el Libro de Escolaridad se consignará como Adaptación Curricular Individual.

Los objetivos prioritarios del trabajo a realizar son:

– Conseguir un ambiente de trabajo adecuado, respetando el ritmo de cada alumno/a y en un clima tranquilo y respetuoso.

– Crear relaciones con el nuevo entorno tanto físico (dentro y fuera del Centro) como personal (con sus iguales y con los adultos que trabajan con ellos).

– Observar y conocer el entorno físico inmediato, desarrollando hábitos y actitudes de cuidado y disfrute del mismo. Así como, valorando la información que se nos ofrece a través de diferentes formatos.

– Aprender y utilizar las normas y pautas de respeto a los demás, estableciendo vínculos que favorezcan la normalización y generalización en todos los ámbitos.

– Ser autónomo en actividades del día a día, teniendo en cuenta la capacidad de acción y expresión de cada alumno, comportándose de acuerdo a ellas.

– Desarrollar estrategias de comunicación para expresar necesidades, deseos… y como medio para interrelacionarnos con el resto de compañeros.

– Desarrollar estrategias matemáticas para resolver situaciones y problemas de la vida diaria: compras, pagos, uso y conocimiento del euro, pesar, medir…

– Conocimiento del propio cuerpo: su cuidado, higiene y consolidando hábitos básicos.

– Participar en actividades del centro, siempre que sea viable, para favorecer las relaciones con sus iguales, moviéndose en un entorno lo más normalizado posible.

Para la consecución de los objetivos anteriormente mencionados se programan y organizan diferentes momentos y talleres:

–  Intercambio comunicativo y Rutinas.

– Habilidades Académicas: Experiencias, Lectoescritura y Comprensión lectora y Matemáticas aplicadas a la vida diaria.

– Conocimiento del entorno social y natural.

– Talleres: Cocina, música, plástica…

– Piscina

– Juegos Didácticos/ Taller Tiempo Libre

-Integraciones con alumnado de aulas ordinarias (siempre que se considere adecuado)

– Salidas de grupo: exposiciones, museos, paseos, talleres ofertados por distintas instituciones, excursiones…

Al organizar estos momentos, talleres y entornos, nos apoyamos en dos criterios fundamentales al trabajar con nuestro alumnado:

  • Trabajar en contextos lo más naturales posibles, de aquí la necesidad de utilizar espacios de la comunidad, así como la de establecer los diferentes talleres o entornos.
  •  Todos los espacios, ya sean dentro del recinto escolar como fuera, son espacios potencialmente utilizados para producir un aprendizaje y a la vez donde poder generalizarlos.
Blog Attachment